1 de abril de 2016

Roldán habla de autismo: la inspiradora experiencia de una familia local Se conmemora el Día Internacional de Concientización sobre un trastorno en relación al cual surgen no pocos mitos. Desde la ciudad, una historia que conmueve.

Foto: Cristian Moriñigo

Hace exactamente un año, Sabrina y Carlos recibían a El Roldanense en su casa de barrio La Casona para contar que recién estaban empezando a asimilar una noticia que en un primer momento les había resultado “durísima”: su hijo Jair, por entonces de seis años, había sido diagnosticado con autismo.

Claro que al mismo tiempo ya pensaban en adquirir todas las herramientas posibles para el desarrollo de su changuito, y hasta se unieron a un colectivo de padres que se esmeran por echar luz en relación a un trastorno que muchas veces no es del todo comprendido dada la gran cantidad de mitos que sobre él recaen.

Ante la inminencia de un nuevo 2 de abril, Día Internacional de Concientización sobre el Autismo, Sabrina y Carlos aseguran que el último “fue un año de mucho aprendizaje” y exhiben con inocultable alegría cada uno de los logros que supo sumar Jair en los pasados doce meses.

“Queremos agradecer a toda la Escuela Pedro Dürst y muy especialmente a la vicedirectora Mónica Rodríguez de Llenas, que desde un principio nos escuchó no sólo como docente sino también como una madre. Tuvimos que atravesar momentos difíciles, pero ella siempre estuvo ahí pendiente para brindarnos su ayuda y compañía”, dicen al unísono los padres de Jair, conscientes de que una verdadera inclusión requiere del aporte de toda la comunidad.

En la misma línea, también hay lugar para el reconocimiento hacia otra institución “de enorme calidad humana” que sumó su trabajo para que el año pasado haya sido positivo: el centro de rehabilitación Alas que se ubica en la intersección de Bv. López y Lamadrid, con sus terapeutas que “siempre se mostraron muy sensibles”.

Gracias al esfuerzo familiar y también al de las entidades que hoy reciben la gratitud de Sabrina y Carlos, Jair pudo completar su primer año de escolaridad y desarrollar profundos intereses –sin dudas los dinosaurios y el cosmos pican en punta– sobre los cuales indaga y aprende con dedicada vocación. En ese sentido fue clave el trabajo de una psicóloga que lo acompañó de modo permanente durante el ciclo lectivo 2015, así como el de una psicopedagoga que en la actualidad asiste a clases con él.

También en lo que refiere a las relaciones han asomado importantes logros: al margen de su siempre estrecho vínculo que lo une con su hermanita Aylín, Jair cuenta con un grupo de sabios amiguitos que “con sus diferencias lo encuentran único”, tal como describen sus padres, quienes agregan: “Con esto se derriban mitos acerca de las imposibilidad de sociabilizar o de la incapacidad para la comunicación”.

Sabrina y Carlos cuentan también que en el último año han podido dar con otras dos familias de Roldán con hijos que han sido diagnosticados con autismo. “Desde nuestra experiencia hemos podido dar consejos para resolver situaciones cotidianas y también brindar distintas herramientas que sólo se adquieren a medida que se va aprendiendo”, explican.

Actividades de concientización

Carlos y Sabrina toman muy en serio la importancia de compartir información sobre el trastorno que se le ha diagnosticado a Jair. Es por eso que participan activamente con un grupo de padres con sede en Rosario y con el cual van a estar llevando adelante una propuesta en la vía pública por celebrarse un nuevo Día Internacional de Concientización sobre el Autismo.

La actividad comenzará hoy viernes y mañana sábado en la intersección de las peatonales Córdoba y San Martín de la vecina localidad, donde bajo la consigna Hablemos de autismo se abrirán espacios para conversar con transeúntes sobre la temática y “derribar mitos” relacionados al trastorno. En tanto que para el domingo se prevé una movilización desde ese punto hasta el Monumento, donde se cerrará la jornada con un recital del músico Cristian Amado, padrino de la organización que convoca.