1 de febrero de 2017

Un roldanense en Uganda: joven local encara un voluntariado en África Joni Acosta se prepara para atravesar una experiencia extrema: un viaje solidario rumbo a un país castigado por la pobreza y las enfermedades. Dice que su principal objetivo pasará por “aprender”.

Con 29 años y una carrera universitaria encaminada, el joven roldanense Joni Acosta se prepara para vivir una experiencia que no olvidará jamás: en cuestión de semanas comenzará un voluntariado en Uganda, país africano profundamente castigado por la pobreza y las enfermedades.

El desafío comenzará el 10 de marzo y se extenderá durante veinte días. Durante esas jornadas, Joni participará del programa de Educación Comunitaria coordinado por la organización internacional Cooperating Volunteers. Su papel pasará por compartir conocimientos relacionados a temáticas como higiene, prevención y control del agua.

“Voy a estar en contacto con adultos y con niños, con toda la comunidad”, explicó el voluntario en diálogo con El Roldanense. Además, indicó que más allá de los aportes que pueda brindar, apunta a un enriquecimiento en lo personal. “Voy a aprender de ellos”, apuntó en ese sentido.

Joni es consciente de que la experiencia que le espera no será sencilla de asimilar, sobre todo teniendo en cuenta que chocará con una durísima realidad. Es por ello que está atravesando una etapa de preparación psicológica que le permita encontrarse del mejor modo posible con un mundo difícil de afrontar.

Estudiante de Ciencias Políticas –está a dos años de recibirse– el joven voluntario de la ciudad viene empapándose desde hace tiempo de la realidad de Uganda, país al que define como “históricamente olvidado, desconocido, utilizado”.

Maneja cuestiones estadísticas como una preocupante ola de contagios de HIV tras un período en que ese fenómeno se vio atemperado. Pero también conoce detalles como que los niños de ese rincón del planeta disfrutan horrores de los globos: “Es el único juguete que conocen”. Frente a ese dato, quiere cargar pelotas en su valija.

Faltan apenas semanas y Joni no oculta su “temor”: sabe que su travesía solidaria implica “riesgos”. Aun así, se lo nota inquieto y hasta ansioso. Durante veinte días será el único argentino en el campamento de Cooperating Volunteers con base en la ciudad de Kampala. Está en el umbral de un universo distinto, que sin dudas cambiará su vida para siempre.