9 de marzo de 2018

Unas 200 mujeres gritaron #NiUnaMenos en las calles de Roldán La convocatoria fue hecha por diferentes espacios sociales y políticos. Los principales reclamos y pedidos que se escucharon durante la jornada.

Foto: María Celeste Catraro

La lluvia empañó la parte cultural del día -aunque será reprogramado- pero no impidió que más de 200 mujeres marcharan este jueves por primera vez en la historia por las calles de la ciudad para hacer oir diversos reclamos entre los que primaron la paridad de género, el reconocimiento del trabajo en el hogar y el freno a la violencia machista.

En un contundente discurso, algunas de las que tomaron la palabra para expresar en voz alta los reclamos de todo el colectivo: “Hoy paramos porque queremos que se reconozca como trabajo y trabajo remunerado, cada una de las tareas domésticas que realizamos los 365 días del año. Queremos igual salario por igual trabajo. Basta de trabajos precarios y discriminacion laboral”, pidieron.

“Paramos por tener derecho a licencias por maternidad de seis meses como mínimo. Permisos de lactancia (lactarios en los lugares de trabajo). Jardines maternoparentales como política pública de cuidado de los niños para garantizar que la maternidad y la crianza sean compatibles con las posibilidades de las mujeres de acceder a la educación, a una carrera laboral, participación social, política, de ocio”, sumaron.

“Paramos frente al feroz ajuste del gobierno nacional. La reforma previsional nos pega doble a las mujeres ya que dejaremos de ser reconocidas como trabajadoras aquellas que trabajamos en nuestros hogares”, siguió el discurso.

“Paramos porque en nuestro país cada 28 horas una mujer es asesinada por el sólo hecho de ser mujer. Se multiplicaron los femicidios de pibas jóvenes y triplicado el de niñas y adolescentes. Reclamamos para que se apruebe la Ley Brisa y los hijos de mujeres asesinadas víctimas de femicidio tengan una asistencia integral”, expresaron.

El desmantelamiento de las redes de trata, un pedido al Estado local por mayor presencia en la atención y seguimiento de situaciones de violencia de género, y la innegociable necesidad de “caminar libres por las calles y que en nuestros trabajos no nos violenten”, también fueron foco de un discurso que se constituyó sobre la base del Ni una menos, Vivas nos queremos.

Foto: María Celeste Catraro