11 de julio de 2018

Abren en Roldán el primer banco de sangre para perros y gatos de la provincia Funciona desde mediados de junio bajo el paraguas de una veterinaria local. Convocan a llevar animales para ser donantes.

La médica veterinaria Cora Colla se preparó debidamente o e invirtió en tecnología de última generación después para montar en la ciudad el primer banco de sangre de la provincia de Santa Fe destinado exclusivamente a perros y gatos. Hace sólo 20 días que está en funcionamiento en la veterinaria MarVet y la demanda los superó: están pidiendo que dueños lleven a sus mascotas como donantes.

“Nos regimos con la Ley Nacional de Sangre y la función del banco es la misma que en los humanos”, contó la profesional a El Roldanense y agregó que el establecimiento guarda el concentrado globular, las plaquetas y el plasma con el objetivo de “reponerle al animal específicamente aquello que le hace falta y no toda la sangre junta como se hacía hasta ahora”.

Tanto al donante como a los receptores se les realizan estudios previos. En el caso de los donantes se los testea primero para saber a ciencia cierta si son sanos: los perros deben tener mas de un año y no más de ocho, pesar más de 25 kilos y pueden ser de cualquier raza. Por el lado de los gatos, también tienen que tener entre uno y ocho años y deben pesar más de cuatro kilos.

Tanto en el caso de los caninos como de los felinos, para ser donantes no deben haber recibido una transfusión previa, ni haber pasado por cirugías en los últimos seis meses.

Colla detalló cómo funciona el sistema: “Se le toma una muestra de sangre al animal como cualquier extracción de rutina. A eso luego se le hace un análisis que puede demorar 48 horas y una vez que están los resultados se puede tomar la muestra para donación”. Y sumó que tras la extracción –que dura media hora como máximo– el animal no debe recibir ningún cuidado especial ya que “recupera sangre rápido”.

El banco de la veterinaria MarVet es el primero de la provincia y también del interior del país ya que el resto funciona en Buenos Aires. Entre sus múltiples usos, la sangre que se almacena allí va destinada a pacientes con diferentes tipos de patologías, como hemoparásitos o tumores, entre muchas otras.