14 de marzo de 2018

Adiós a las motos ruidosas: buscan reordenar la circulación en la ciudad Cambiemos Roldán presentó un proyecto de ordenanza para que el Municipio refuerce los controles. ¿Se vienen tests de narcolemia?

El edil Roberto Amsler (Cambiemos Roldán) presentó en el Concejo un proyecto de ordenanza que busca una modificación global de la actual normativa de circulación de motos y pretende un nuevo ordenamiento en todo el territorio municipal.

La propuesta hace foco en el estado técnico de los vehículos, la vigencia de la documentación, los límites de velocidad y situaciones de conducción temeraria, en tanto que apunta a terminar con los ruidos excesivos y las conductas riesgosas para la vida de las personas.

¿De qué manera? Desde Cambiemos detallaraon varias estrategias: prohibir los escapes que fueran modificados para aumentar abusivamente el ruido, las motos que no tengan la identificación clara de la patente y cuyos conductores no tengan la documentación en regla, carezcan del casco protector, y/o exhiban una conducta dañosa para la salud y la convivencia.

El proyecto apunta además a redefinir el sistema de penalización, reforzar controles, un mayor trabajo conjunto entre Guardia Urbana y Policía, control de alcoholemia y narcolemia, incorporación de elementos técnicos para la medición de ruidos, registro fotográfico de las infracciones, control sobre la documentación y establecer límite de velocidad entre otras medidas.

Según explicó Amsler, “el proyecto responde a un reclamo que hemos escuchado reiteradamente durante la campaña, que nos transmiten cotidianamente los vecinos y que perturban profundamente la vida en la ciudad”.

“Los ruidos, las motos circulando a toda velocidad, las maniobras arriesgadas –aún para quien conduce– son prácticas que vemos todo el tiempo y que no son aceptables cuando hablamos de buena convivencia. Afectan la tranquilidad de las personas, su salud, ponen en riesgo la integridad física y exponen a todos los vecinos a un abuso que no deben pasar”, sumó el concejal.

“Nuestra ordenanza –afirmó- intenta generar un ordenamiento global y formar conciencia acerca del riesgo que supone convivir con estas circunstancias. Intentamos abarcar todas las condiciones para dar una solución al problema”.

Herramienta jurídica

“La legislación existente en el Municipio –aclaró Amsler– es insuficiente y no abarca la complejidad que adquirió el tema en los últimos tiempos”. En ese sentido, el edil puntualizó que para elaborar la nueva normativa debió sentarse junto a sus asesores a estudiar la actual ordenanza, “incorporar los relatos de los vecinos que nos reclamaban un mayor control y pensar en un ordenamiento global de cara al futuro”.

“Estuvimos trabajando un tiempo amplio, tomando ejemplos de otros municipios y pensando en una normativa que pueda aplicarse eficazmente en el contexto de Roldán. En este sentido, le estamos brindando al Poder Ejecutivo una herramienta jurídica para que intervenga en la solución del problema, incorpore los elementos técnicos necesarios y profundice las tareas de control y supervisión”, agregó el concejal de Cambiemos.

Al mismo tiempo, Amsler afirmó: “Entendemos que la efectividad de esta norma dependerá de la seriedad con que se realicen los controles, del grado de coordinación que se establezca entre los niveles de la fuerza pública (GUR y Policía Provincia) y del esfuerzo que haga el Municipio por incorporar los recursos técnicos, humanos, y físicos para terminar con el problema”.

Educación

El proyecto de ordenanza contiene un artículo específico relativo a la campaña de información que el Municipio debe lanzar para transmitir los cambios propuestos en la norma. “Nos interesa particularmente que haya una campaña de educación y de toma de conciencia acerca de lo que representa una circulación responsable, el respeto de las normas y la necesidad de proteger la integridad física, emocional y personal de los vecinos”, concluyó Amsler.