1 de febrero de 2018

Denuncian a un hombre por filmar a una menor mientras se cambiaba en su habitación El hecho ocurrió en barrio Los Olmos. La familia de la chica logró que se interponga una restricción de acercamiento.

Una familia de barrio Los Olmos radicó una denuncia en la Comisaría Sexta –a la cual tuvo acceso El Roldanense– contra un vecino a quien encontraron filmando y/o sacando fotos a su hija de 15 años a través de la ventana de la habitación de la menor.

El hecho ocurrió cerca de medianoche del viernes 19 de enero y ese mismo día quedó asentada la denuncia. Además, una jueza interpuso una orden de restricción de acercamiento del hombre –de unos 40 años– hacia la menor.

Según consta en el mencionado documento oficial, la chica se encontraba en su habitación desvistiéndose para ir a dormir, con la persiana levantada unos 30 centímetros y algo corrida la cortina, cuando mira para afuera y nota que detrás de la ventana había una pierna que vestía un pantalón de hombre. Vuelve a mirar más en detenimiento y observa un celular con su cámara apuntándole.

En ese momento se dirige hasta la pieza de sus padres a contarle lo sucedido al grito de “hay un hombre en la ventana de mi pieza”. Los progenitores de la chica corrieron a ver de qué se trataba y se encontraron con la sorpresa: asomados por la ventana del living vieron a su vecino con el celular en la mano y en cuclillas apuntando a la ventana del dormitorio.

Debido a la relación que hasta ese momento los unía, creyeron que el vecino estaría usando el teléfono como linterna intentando perseguir al supuesto intruso. Pero cuando lo llamaron por su nombre, salió corriendo. Al tercer llamado que le hicieron, regresó y se excusó diciendo que había ido para que el padre de la adolescente le actualice un aparato GPS, pero que pasó justo frente a la habitación y al verla no pudo evitar filmarla “porque es hombre”, según palabras textuales de la denuncia policial.

A los pocos minutos de lo sucedido, el denunciado esbozó unas disculpas haciendo alusión a que había estado bebiendo alcohol con amigos. También consta en la denuncia que el hombre no llevaba consigo GPS alguno y en ningún momento tocó el portero de ingreso para anunciarse, ni envió mensaje por WhatsApp pidiendo el favor del arreglo del supuesto aparato, lo cual hace suponer que fue sólo una excusa para justificar su presencia en el interior de la propiedad.

Asco, vergüenza y miedo. Esas tres fueron las sensaciones de la menor tras el hecho, según ella misma describió.