La Ciudad

Se multiplican las ferias de artesanos y emprendedores en la cuidad

Es una tendencia que empezó a asomar en los últimos años y hoy cuenta con al menos cuatro puntos emblemáticos. La mirada de organizadores.

En Roldán hay al menos cuatro puntos fijos donde los fines de semana se puede ir a pasear, recorrer stands, ver artesanías hechas por emprendedores y de paso, en muchos casos, disfrutar de tortas y pastelería casera. Es que las ferias llegaron para quedarse en la ciudad y hoy se constituyen en espacio donde generar un ingreso económico más para los expositores, y en lugares de esparcimiento para los visitantes.

En cada evento público también hay un sitio reservado a productos hechos acá. Por ejemplo, cuando el Municipio organiza el Cine a la Reposera, en algunos barrios suelen sumarse ferias; o también cuando se pensó el desfile canino para el último Día del Animal estaba proyectado darle lugar a puesteros.

En general, en cada espacio donde se organizan se suelen hacer una vez por mes y participar tiene un costo que ronda en los 200 pesos, aporte que suele ir destinado a la limpieza del lugar, a la compra de bienes comunes y a una pequeña ganancia de los organizadores, que destinan tiempo y esfuerzo a la tarea de que todo salga bien.

El Club de Punta Chacra es una de las instituciones que desde el año pasado empezó con la movida. “El club empezó de cero y necesitaba movimiento de gente, entonces ahí se me ocurrió hacer una feria”, contó a El Roldanense Erica, al frente de la propuesta.

“Hoy tengo contacto con unos 60 feriantes, pero nunca son los mismos los que vienen, van variando. Y los puestos tampoco son fijos hay veces que vienen veintipico y otros que se acercan menos, sobre todo cuando el clima no acompaña”, sumó la vecina.

En general, los feriantes suelen ser de la ciudad pero también de localidades vecinas como Rosario, Funes, Las Rosas, San Jerónimo, entre otras. Y entre ellos también existe una red que se extiende en cada feria ya que están en anotados en varias a la vez y van turnando su participación.

Erica se puso como objetivo realizar una feria los terceros domingos del mes, que puede variar según la cuestión climática o si la fecha coincide con alguna celebración puntual. “El que viene se enamora del lugar, siguen viniendo y además le pasa info a otros feriantes”, allí reside según Erica el éxito de esta feria aunque tampoco descarta “la necesidad de ofrecer sus cosas para vender al mismo tiempo que pasan un lindo día”.

Es que las ferias de emprendedores y artesanos son para muchos de los expositores un ingreso más que elocuente en la economía familiar. Marianela Arregui organiza la que se hace en el restobar La Casa de Marcelino y participa en la de Oveja Negra. Ella ve un interés creciente de la gente en estar y lo atribuye a que “es una alternativa de darse a conocer, es otra entrada y son cosas hechas con amor”.

A esto se suma que se hace en lugares atracitvos y que son propicios para un paseo familiar. “Busco que los expositores sean de rubros diferentes y no sean demasiados porque queremos que la gente tenga lugar para mirar, pasear y tomar algo rico. Siempre queda gente afuera por cuestiones de espacio, además porque crece el interés de la gente por participar y también por ir a ver cosas distintas”, sumó la mujer.

“Por eso los rubros son revisados y no repetidos. Tenemos desde productos saludables, más bazar, deco, cosas hechas en madera, artículos para la casa, juguetes para chicos, vitrofusión y por supuesto degustación de cosas ricas para la hora del té y promos para llevar o tomar en el sitio”, completó Marianela.

Desde el año pasado el Paseo del Caminante, en el tramo que va entre Las Acequias y Acequias del Aire, se convirtió en la primera “calle recreativa” de la ciudad. Y hacia allí también llegaron las ferias. En una de las últimas llegó a haber más de 70 expositores ubicados al borde del pavimento. Y si bien al igual que en Punta Chacra la organización está muy atada a lo que pase con el clima, cada vez que se hace es un éxito de público.

“La calle recreativa surge por la interacción conflictiva entre vehículos y peatones / corredores / ciclistas al completarse la pavimentación de la calle Padre Oldani. Se nos ocurrió crear un espacio para fomentar el uso responsable de esta calle. La idea de sumar Feria, surgió de la posibilidad de ofrecer un espacio al vecino para exponer su emprendimiento o artesanía”, contó Pablo del Río, presidente de la vecinal de Acequias del Aires y destacó que la iniciativa es la primera que organizan en conjunto dos vecinales.

“Tenemos feriantes no solo de Roldán, si no de toda la zona. No se cobra el stand, solo se ofrece un bono contribución y un obsequio para realizar el infaltable Ssorteo para los compradores de la Feria. Es un paseo / feria mensual que se realiza el segundo domingo de cada mes. En su variante diurna y nocturna, según la estación del año”, completó.