La Ciudad

Piden prisión perpetua para siete policías que mataron a un joven sobre la A012

El caso ocurrió en 2014 dentro de jurisdicción local. Otro ocho efectivos podrían ser condendos por adulterar la escena del cirmen.

Siete policías podrían ser condenados a cadena perpetua por el asesinato de un joven ocurrido sobre la Ruta A012 en 2014, en tanto que otros ocho agentes estarían en condiciones de recibir condena por adulterar la escena del crimen. Ese fue el pedido de la querella en la causa por la muerte de Iván Mafud, ocurrida tras una larga persecusión.

“Hicieron 19 disparos sobre seguro contra una víctima indefensa. Lo persiguieron casi una hora y la única resistencia de Iván Mafud fue apretar el acelerador”. Con ese planteo, los querellantes Gabriel Ganón y Santiago Bereciartúa pidieron que la Justicia contemplen el agravante de la alevosía.

Tal como informó el diario La Capital, los abogados que representan a la familia de Mafud expusieron este jueves en el juicio que arrancó el viernes pasado contra 15 policías, siete de ellos acusados de disparar al auto de Mafud y los restantes de adulterar la escena para fingir un enfrentamiento, además de robar dinero y una silla de bebé del Fiat de la víctima.

Los querellantes se plegaron al enfoque del fiscal Miguel Moreno, para quien se trató de un homicidio calificado por el acuerdo previo y el abuso de la función policial, lo que prevé prisión perpetua. Pero a ésto le sumaron otro agravante: el de la alevosía. “Dispararon salvajemente hasta matarlo. La víctima estaba desarmada y los policías nunca midieron el uso de la fuerza letal”, dijo Ganón.

El hecho ocurrió el 8 de septiembre de 2014. Iván Mafud tenía 26 años cuando fue acribillado adentro de su auto, cinco kilómetros al norte del cruce de las rutas 9 y A012, en territorio de Roldán. Los plomos fueron disparados por las armas oficiales, pertenencia de policías que lo habían perseguido hasta allí. Por un año y medio se investigó como un enfrentamiento hasta que el fiscal reveló pruebas de que sólo dispararon los uniformados.

Para los policías Oscar Jáuregui, Gabriel Sguazzini, Alejandro Gómez, Gerardo Amarilla, Matías Maidana, Alfredo Correa y Walter Machuca, quienes según las pericias, dispararon contra el auto, Moreno y los querellantes pidieron perpetua.

Ganón y Bereciartúa señalaron que la persecución se inició “por motivos que aún se desconocen”. Los efectivos alegaron que al auto de Mafud le faltaba la patente trasera y eso habría originado el seguimiento al que se sumaron otras patrullas a lo largo de 40 kilómetros.

El querellante recordó que la persecución arrancó en Rosario y terminó cuando a Mafud le salió al cruce una camioneta de Seguridad Vial en Roldán y fue a parar a la banquina bajo una mortal lluvia de balas. “Todos en acuerdo comenzaron a disparar y otros policías llegaron a alterar la escena del crimen”, dijo.

Para los acusados de adulterar la escena los querellantes pidieron penas de 14 años de prisión, seis años más que la requerida por la Fiscalía. Son Eva Monzón, Diego Franco, Jonathan Sánchez, Leonardo Malisani, Víctor Vélez y Ayelén Bustamante, acusados de robo calamitoso, falsedad ideológica, encubrimiento e incumplimiento de deberes.

“Dispararon sobre los móviles para alterar la escena”, dijo la querella, que además pidió 16 años de prisión para los entonces jefes del Comando Radioeléctrico de Rosario Fabián Díaz y Norberto Dilda. La exposición de la querella fue sucedida por un extenso debate técnico ya que los defensores se opusieron a que la Fiscalía enmarque el caso con delitos más graves que los reclamados antes e insistieron con lo volcado en las actas policiales.

La defensa

“A las 2.57 Jáuregui da cuenta a la Central de que un auto negro se daba a la fuga y que se escuchaban disparos. Era cierto. Su compañera Monzón se agachaba en el móvil. Dos testigos civiles oyeron detonaciones en Ovidio Lagos cerca de Puente Gallego”, dijo el defensor Fausto Yrure, y remarcó que Jáuregui no estuvo sobre el final de la persecución porque el móvil se averió. “Cumplió sus deberes, repelió la agresión”.

Horacio Corbacho, defensor de Monzón, cargó contra la víctima: “Su diversión era escapar de la Policía, se entretenía así. ¿Qué pretendemos como sociedad ante un auto sin patente? ¿Que la policía no lo siga?”.

Paul Krupnik, abogado de Fabián Díaz, planteó que “la actividad de la Fiscalía fue deficiente y errática. Se acusa a Díaz de no haber comunicado al fiscal cuando consta que se intentó ubicar sin éxito al funcionario, quien llegó al lugar una hora cincuenta después del hecho”.