6 de febrero de 2017

En busca de una convivencia segura entre autos y peatones por calle Paraná La llegada del pavimento generó una peligrosa coexistencia de paseo recreativo y alta velocidad al volante. El Municipio prepara acciones a corto y mediano plazo.

Calle Río Paraná desde la A012 hasta San Sebastián –traza usualmente referida como Paseo del Caminante– fue históricamente elegida por la ciudadanía roldanense a la hora de encarar paseos recreativos y la práctica de jogging o ciclismo. Con la reciente llegada del pavimento, esa realidad convive con la permanente circulación de autos a altas velocidades y la situación no tardó en generar alerta.

Desde las vecinales de los barrios que limitan al sur con la arteria en cuestión expresaron en diálogo con El Roldanense su preocupación ante la constante latencia de accidentes. Es por ello que ya acercaron la inquietud al Municipio, que por su parte prepara medidas.

Matías Ganna, presidente de la entidad que representa a los habitantes de Las Acequias, indicó: “La pavimentación fue una obra que para nosotros fue fabulosa, pero sabíamos que se podía dar este tipo de conflicto. Es imposible que los autos vayan a esa velocidad, más allá de que haya o no gente caminando. Por ahora no pasó nada de milagro”.

En la misma sintonía se manifestó Pablo del Río, titular de la Vecinal de Acequias del Aire: explicó que se planteó ante las autoridades la necesidad de generar acciones que tiendan a la seguridad, respetando el derecho de los peatones y entendiendo también que la nueva fisonomía de Río Paraná genera un mayor tránsito vehicular.

En tanto, el secretario de Gobierno municipal, Eduardo Bufarini, le anticipó a este medio que desde esta semana se intensificarán acciones preventivas. Las mismas apuntarán sobre todo a reducir los niveles de velocidad. Es que la máxima hoy rige en 40 kilómetros por hora –incluso se podría establecer una todavía menor– aunque ese tope no suele ser respetado.

Para los próximos días, detalló el funcionario, se sumarán controles de tránsito y se prevé colocar señalización que apunte a generar responsabilidad por parte de los conductores. En tanto que en el mediano plazo se ubicarán reductores de velocidad.

Otra preocupación de vecinos en relación con calle Paraná tiene que ver con el tramo que linda con un terreno rural ubicado entre Acequias y Acequias del Aire. El mismo se encuentra desprovisto de iluminación y resulta dificultoso identificar peatones o ciclistas que circulan por allí en horario nocturno.

Al respecto, Bufarini señaló que el tema ya fue derivado a la Secretaría de Obras Públicas de la Municipalidad para que se evalúen posibles soluciones.

¿Calle recreativa?

A la hora de pensar en políticas que tiendan a la convivencia, una idea que la Vecinal de Acequias del Aire acercó al Municipio es la de que se ponga en condiciones el camino que corre paralelo al sur de las vías del ferrocarril con el objetivo de que esa traza sea más propicia para recorridos a pie y en bicicleta.

Otra propuesta que se planteó fue la de cerrar Río Paraná al tránsito vehicular durante algunas horas “un domingo por mes”. La intención sería poder disfrutar dicho camino, de modo más o menos frecuente, como un paseo netamente recreativo que apunte al disfrute y al encuentro de toda la comunidad.