5 de enero de 2016

El nuevo Concejo todavía no arrancó pero ya tiene su primera polémica Está trabada la designación de autoridades. El oficialismo asegura que topó “contra un paredón” en las negociaciones. La oposición pide “no dilatar sin sentido” una definición.

Tras una serie de sesiones preparatorias llevadas a cabo en las últimas semanas y en las que no se pudo alcanzar consenso, encuentra complicaciones la designación de autoridades para el Concejo que se viene. En ese marco, ya surgieron cruces entre el oficialismo y la oposición.

¿En qué punto se trabaron las negociaciones? El Frente Para la Victoria (FPV) llevó al recinto una propuesta para que el Frente Progresista (FPCyS) se mantuviera en la presidencia, solicitando a cambio una determinada composición de comisiones que fue rechazada.

Es que del lado del FPCyS no están dispuestos a resignar terreno en áreas de trabajo que consideran clave, como ser Asuntos Constitucionales y Obras Públicas. En ese sentido, hasta están dispuestos a que la mesa directiva se defina por sorteo, instancia que llegará luego de tres votaciones empatadas (hasta el momento se desarrolló una).

La situación le da forma a la primera polémica de un Concejo que, con tres ediles por el lado del oficialismo y otro tanto por la oposición, necesariamente deberá mantener, al menos por los próximos dos años, una política de acuerdos para lograr un funcionamiento más o menos aceitado.

¿Cómo sigue la historia? Las preparatorias pasaron a cuarto intermedio, en principio hasta el 25 de febrero. Es cierto que los concejales podrían decidir reunirse antes de esa fecha para resolver el tema, pero ello no asoma probable teniendo en cuenta no sólo las posiciones encontradas sino también el hecho de que algunos de los ediles comienzan por estos días a tomar sus vacaciones personales.

Propuestas y rechazos

La propuesta acercada por el oficialismo consistió en mantener a Jorgelina Alfonso en la presidencia del cuerpo, con lo que la oposición mantendría un crucial doble voto, sobre todo teniendo en cuenta la paridad que reinará en el Concejo.

¿Qué es lo que se solicitó a cambio desde el Frente Para la Victoria? Presidencia y mayoría en la comisión de Asuntos Constitucionales; presidencia en Obras Públicas; mayoría en Presupuesto y Hacienda.

Pero desde el Frente Progresista rechazaron los términos planteados y ofrecieron al oficialismo mayoría en cuatro áreas de trabajo, aunque manteniendo para la oposición la presidencia en Asuntos Constitucionales y Obras Públicas.

Primeros cruces

Consultada por El Roldanense sobre la situación, la concejala oficialista Susana Abo Hamed (FPV) apuntó: “Nuestro bloque mantuvo una reunión con el intendente y se tomó la decisión de acercar una propuesta de consenso, que sirviera a ambos espacios y garantizara gobernabilidad. Aun cuando fuimos nosotros quienes ganamos las últimas elecciones con una diferencia importante”.

En la misma línea, la referente del pedrettismo sostuvo que “con la actual composición del cuerpo será indispensable” una vocación de acuerdos. Y completó: “Por eso entendimos nuestra actitud como una señal de cara al futuro: es una oportunidad para la madurez. Fuimos con una propuesta de gran generosidad, con la idea de evitar un tire y afloje, pero nos topamos contra un paredón. En un momento hasta ofrecimos el mismo trato pero al revés, y también dijeron que no”.

“La situación preocupa porque vamos a necesitar un Concejo que resuelva problemas, no que los genere, y este no es un buen comienzo. ¿Qué nos espera por delante? Tengo miedo por la ciudad”, agregó Abo Hamed.

Por su lado, el concejal opositor Daniel Escalante (FPCyS) se manifestó contrario a acordar en las condiciones propuestas por el oficialismo y reclamó a sus pares pedrettistas que “no dilaten sin sentido una definición”.

“En la última preparatoria el Frente Para la Victoria no quiso votar, dejó la sesión sin quórum. En definitiva están estirando el tiempo y posiblemente esto va a terminar en sorteo, que es el procedimiento vigente y no sería la primera vez que se definan así las autoridades”, indicó a continuación el referente radical.

“No es que nos hayamos retirado: nos sentimos como un callejón sin salida porque no queríamos volver a votar sobre las mismas propuestas que ya se habían votado”, replicó Abo Hamed.

Otros puntos de discordia

La propuesta del oficialismo incluía también una cláusula relacionada a eventuales licencias que pudiera tomar el intendente, para que en esas situaciones Jorgelina Alfonso también tomara licencia y fuera Diego Pilón (FPV) como vicepresidente del cuerpo quien asumiera el Ejecutivo municipal.

En relación a ese punto, Escalante estableció: “Queremos a la concejal Alfonso como presidenta pero con facultades plenas y no recortadas, como nos plantearon desde el Frente Para la Victoria”. Por su lado, desde el oficialismo manifestaron que “esa condición no es sine qua non para llegar a un acuerdo”.

También la titularidad del cuerpo generó discordia: “Nos imponen un nombre, cuando nuestra decisión interna era que yo vaya como presidente, porque Jorgelina tenía intenciones de trabajar como concejala y ya no desde la presidencia”, sostuvo en esa línea el referente radical.

Sobre esa cuestión, Susana Abo Hamed consideró: “El trabajo de la concejala Alfonso como presidenta del Concejo tiene la mejor de las opiniones por nuestra parte. Ella garantiza el diálogo, es naturalmente mediadora, apunta siempre al consenso”. Al mismo tiempo, apuntó como “caprichosa” la actitud de Escalante y apuntó al referente opositor como principal escollo a la hora de las negociaciones.