31 de octubre de 2016

¿Qué falta para que la escuela de Tierra de Sueños 3 abra el año que viene? Representantes del Ministerio de Educación de la provincia estuvieron el sábado en la ciudad y explicaron la situación del edificio educativo ante los vecinos.

Si todos los planetas se alinean, Roldán contará con una nueva escuela primaria y nivel inicial para el ciclo lectivo 2017. Se trata de la que ya está levantada en Tierra de Sueños 3 y que cuenta con 14 aulas, directorio y patio. Sin embargo, para que eso suceda aún faltan algunos pasos: el edificio debe ser aceptado por el Municipio de manos del desarrollador, luego el Concejo debe también dar su OK y, con esos papeles en la mano, se otorga el dominio a la Provincia.

Según comentaron representantes del Ministerio de Educación que el pasado sábado estuvieron en el barrio dialogando con los vecinos, es cuestión de días para que eso suceda. “Todos estamos tirando el carro hacia el mismo lugar”, destacaron en ese sentido. Sin embargo, hay otro escollo a superar: el establecimiento requiere reformas edilicias para que puedan convivir el nivel primario con el inicial. Los trabajos tienen un valor aproximado de $500.000.

Según se expresó en la mencionada reunión tanto de parte de los ediles presentes (de ambos bloques) como de directivos de la Vecinal, Aldic, la empresa desarrolladora de Tierra de Sueños 2 y 3, se comprometió de palabra a llevar adelante esas obras, que según estableció Rosanna Fernandez Rudy, directora de infraestructura escolar de la Provincia, consisten en: dotar de sanitarios a tres de las aulas que estarán destinadas al nivel inicial, convertir otra en Dirección para ese nivel y transformar otras tres en un Salón de Usos Múltiples (SUM). Además, se requiere un ingreso diferente y que el patio también cuente con una división.

Pese a las dudas de parte de unos 50 vecinos que concurrieron a la reunión en relación a que el desarrollador realice finalmente esas obras, tanto desde el Ministerio como desde el Concejo y el Municipio se mostraron confiados en que se harán y que en 2017 la escuela abrirá sus puertas.

“Son obras sencillas, lo más complicado pueden ser los sanitarios, lo otro es poner rejas, ya que lo del SUM y los ingresos puede esperar, es decir, se puede inaugurar el edificio y hacer esos trabajos luego”, comentó el Coordinador de Regiones educativas del Ministerio, Edgard Casadey, quien ni bien comenzó la charla se había mostrado más tajante: “El edificio como está no sirve, porque no pueden convivir los dos ciclos sin modificaciones”.

La necesidad de los vecinos por conseguir un banco para sus hijos es real y concreta: en los colegios que por rango le corresponden a esos barrios los cupos están completos y se hace casi imposible encontrar un lugar. Esta premura hizo que por momentos los ánimos se caldearan y los funcionarios sintieron la presión de tener que actuar rápidamente, y que los tiempos de la política sean por una vez los mismos que los de la gente. Esa fuerte demanda se puso de manifiesto en una reciente instancia de preinscripción.

“En quince días vamos a volver a venir y vamos a contarles cómo avanzaron las cosas. Desde el Ministerio la idea es abrir la escuela, de hecho los equipos pedagógicos del Ministerio ya están armando la propuesta formal, yo soy optimista”, cerró Casadey.