29 de junio de 2017

Una cebra de selección: jugadora de Sportsman en el Mundial de Universidades Martina Dezotti fue convocada para integrar el equipo que en agosto representará al país en China. “Juego de 10, de enganche, intento crear”, se describe.

Martina Dezotti la rompe jugando para Las Cebras, el equipo femenino de Sporstman, y ahora tendrá la posibilidad de demostrar todo su talento al mundo: fue seleccionada entre las 20 jugadoras que integrarán el combinado argentino que en agosto disputará el Mundial de Universidades en China.

“Se hicieron las pruebas y seleccionaron a unas 25 que fueron convocadas. De ahí iban a quedar 20. Yo no me quería hacer ilusiones pero la posibilidad estaba, entonces era imposible no entusiasmarse”, relató la chica de 19 años a El Roldanense. “Ayer –por el martes- pasaron la lista y estaba yo, no lo podía creer”, se alegró.

La historia de Martina con el fútbol empieza desde muy chica, como casi siempre suele ocurrir con las grandes pasiones. Oriunda de la localidad bonaerense de Lomas de Zamora, cuando tenía seis años empezó a practicar el deporte, siempre con varones claro, porque en esa época era muy difícil encontrar un espacio.

Las circunstancias de la vida la llevaron a vivir a España junto a su familia, donde estuvo 14 años. Hace sólo un año y medio volvió al país y encontró en Roldán su nuevo lugar en el mundo. Las casualidades –que a veces no lo son tanto- quisieron que Martina llegara a la ciudad justo cuando en Sportsman se estaba armando el equipo femenino, Las Cebras.

“Mi mamá me consiguió un lugar y entré a jugar”, relató sobre su vuelta a las canchas. “Juego de 10, de enganche, intento crear”, dice intentando bajar el perfil, pero con sus actuaciones viene demostrando que la rompe: en 2016 fue seleccionada junto a otras dos compañeras para integrar la selección de la Liga Cañadiense, y en casi todos los partidos de Las Cebras se luce con sus goles.

Martina estudia el profesorado de Educación Física, una carrera en la que ve su futuro profesional y que ahora le abrió las puertas para entrar en el selectivo universitario. Sin embargo, sabe que el Mundial la pondrá ante los ojos del mundo y aunque sabe que es muy difícil para una mujer “vivir del fútbol”, también sabe que la posibilidad siempre está.