La Ciudad

Graves lesiones para un chico atacado por patota tras la Fiesta de Disfraces

Un joven que había asistido al masivo evento fue salvajemente agredido en inmediaciones de Ruta 9. Le provocaron hundimiento de cráneo y luego le robaron.

Foto: Rosario Plus

Un joven de 18 años que el sábado por la noche asistió a la Fiesta de Disfraces (FDR) del Centro Cosmopolita fue salvajemente agredido en inmediaciones de Ruta 9 y Santa Rosa cuando se disponía a emprender regreso a Serodino, localidad de la que es oriundo. Fue el hecho de inseguridad más grave entre los que se reportaron tras el evento.

Según publicó el diario La Capital, el chico fue atacado con fines de robo por una patota que sus padres describieron “como de 20 muchachos”. En ese marco, fue golpeado en la cabeza con un elemento contundente y terminó con graves lesiones que llevaron a una operación.

Alvaro asistió a la FDR con amigos y amigas de Serodino. Contrataron una combi para viajar más seguros y garantizarse el retorno todos juntos. Si bien su permanencia en el masivo encuentro se desarrolló con normalidad, a la salida le tocó vivir una pesadilla.

De acuerdo a lo narrado a sus padres, cuando fueron a buscar el utilitario en cercanías de Santa Rosa y Ruta 9, se produjo un intercambio de palabras e incluso agresiones con un grupo de jóvenes que iba por la vereda opuesta.

Todo parecía haber terminado allí, pero a poco de andar “una patota como de 20 muchachos se les fue encima”, narró la madre del chico. Le arrojaron en la cabeza un objeto que pudo ser una piedra, un ladrillo o un adoquín y le produjo una herida de seis centímetros. Eran aproximadamente las siete del domingo.

El muchacho cayó al suelo y se tapó la cabeza para amortiguar más golpes. Pero entonces lo despojaron. “Le sacaron los pantalones, la remera, la gorra, las zapatillas, el celular, todo”, contó el padre.

El amigo, que en la diáspora se había refugiado con él, dio pelea, pero no la sacó barata tampoco. De acuerdo a lo informado por el Ministerio Público de la Acusación (MPA), también sufrió lesiones, aunque de menor consideración.

Álvaro fue trasladado en primer término al Samco. Luego lo trasladaron a un centro asistencial privado de Rosario, donde recibió la atención de un neurocirujano. Finalmente y por decisión de sus padres, fue internado en el Sanatorio de la Mujer de la vecina localidad.

Eduardo Ontivero, director de ese efector, relató a La Capital que el paciente ingresó a las 17.40 del domingo con una herida cortante en la cabeza y un “traumatismo y hundimiento de cráneo en el sector témporo parieto frontal”.

“No perdió el conocimiento, está estable y será sometido entre el jueves y el viernes a una intervención quirúrgica para reconstruir el nivel óseo y ponerle una placa. Mientras, está en sala para prevenir cualquier complicación”, completó el profesional.

El caso recayó en la Fiscalía de Flagrancia en turno, a cargo de Enrique Paz. Fuentes del MPA informaron que se solicitó relevamiento de cámaras de seguridad y que hay tres personas sindicadas como posibles autoras de la agresión y se dispusieron medidas para su identificación.

Los padres de Álvaro aseguran que existe una moto que está muy bien identificada y que la Policía recibió una descripción clara, de parte de su hijo, de uno de los agresores.