15 de enero de 2018

Un pitbull se metió en casa vecina y mató a un caniche en barrio El Charquito Ocurrió el sábado al mediodía. “Que la gente tome conciencia: pudo ser una persona, yo tengo nietos”, lamentó la dueña del perro fallecido.

Un pitbull irrumpió este sábado en una vivienda de barrio El Charquito y arremetió contra un caniche provocándole heridas que resultaron fatales. La familia del animal víctima del ataque realizó la denuncia ante la Guardia Urbana (GUR) y apuntaron la responsabilidad sobre los dueños del “perro asesino”.

El episodio tuvo lugar cerca de las 13.30 en una casa de fin de semana de la zona. De un momento el can agresor escapó, aprovechó que el portón del vecino estaba abierto para acceder a la morada y embistió contra su víctima.

Los pormenores del hecho llegaron a El Roldanense por medio de la dueña del caniche. Acongojada por la pérdida, dijo no querer ver “nunca más” al pitbull e hizo foco en sus propietarios: “Dicen que no sabían que podía hacer algo así. Pero según me enteré, trajeron uno de estos perros asesinos porque les habían robado”.

“En un momento que el portón quedó abierto, escuchamos gritos en la casa de al lado porque se ve que no podían controlar al pitbull, que se escapó y devoró, desgarró a nuestro perrito”, detalló la mujer. Y agregó: “Era imposible separarlos, el vecino le pegaba con una pala pero no había manera de que frenara”.

El caniche fue atendido en primera instancia por un veterinario local, para luego ser derivado a una internación en Rosario por la gravedad de las lesiones. A las 3 de la madrugada del domingo, fue anoticiada la muerte del pequeño animal.

Los dueños del can atacado prestaron testimonio de lo sucedido ante agentes de la GUR, quienes se comprometieron a llevar la denuncia ante el Tribunal de Faltas. En primer término, la idea es que el pitbull sea trasladado a otro hogar. Pero también se busca “que la gente tome conciencia: pudo ser una persona, yo tengo nietos”.

Cabe recordar que no es la primera vez que ocurre en la ciudad un hecho de las características apuntadas. Sin ir más lejos, en enero de 2017 aconteció un caso muy similar en Posta 16.