5 de julio de 2018

La crisis golpea duro: el Municipio entrega mil bolsones de comida por mes En la Secretaría de Promoción Humana ven con preocupación que la demanda de auxilio social no para de crecer. Panorama crítico en materia de empleo.

Secretaría de Promoción Humana y Comunitaria

La crisis económica que se apodera del país golpea duro a nivel local. Prueba de ello es que cada vez más familias se acercan a la Secretaría de Promoción Humana pidiendo auxilio social, con lo que en el último tiempo se viene incrementando sustancialmente y sin pausa la cantidad de bolsones de alimento que todos los meses entrega el Municipio.

María del Carmen Ramallo, titular del área mencionada, indicó en diálogo con El Roldanense que muchas personas que en el pasado habían dejado de solicitar ayuda están volviendo a manifestar necesidad y lamentó: “Vuelven mal, con sus sueños interrumpidos”. El delicado panorama había sido adelantado semanas atrás por el intendente José María Pedretti en declaraciones a este medio.

Hace tres años Promoción Humana entregaba de manera estable unos 300 bolsones al mes, número que en 2016 ya se había duplicado: en la actualidad trepa a mil y en ascenso. A eso se suman 900 Tarjetas Únicas de Ciudadanía de Provincia que cada vez sirven de menos: su valor canjeable por productos de la canasta básica está estancado en alrededor de 300 pesos mensuales.

Ramallo estimó que en total deben ser 1500 las familias roldanenses que están recibiendo alguna de las dos ayudas detalladas, o ambas en determinados casos. “Hay mucha gente sin trabajo”, analizó la funcionaria y dijo que esa realidad es harto notoria en dos ramas: personal de casas particulares y obreros de la construcción.

La difícil situación social que se observa desde Promoción Humana tiene su correlato en el área de Salud municipal: tal como reflejó El Roldanense esta semana, son cada vez más los vecinos que no pueden sostener servicios de medicina privada y se vuelvan al ámbito público.

En la misma sintonía, espacios de contención comunitaria se encuentran en estado de alarma. Por ejemplo, el Merendero de Mercedes en Villa Flores multiplica raciones para atender una creciente demanda por parte de chicos del barrio y la ciudad en general.